INFORME ECONOMICO - FINANCIERO DEL CONTEXTO


Agosto de 2018

Luego de varios días turbulentos en materia cambiaria, donde parecía que poco se podía hacer para calmar la demanda de dólares con la consiguiente suba en la cotización, llegaron los cambios de autoridades y de políticas en el Banco Central y el dólar encontró, al parecer, un techo que se ubicaba alrededor de los $ 28. Recientemente, las autoridades de Economía anunciaron que decrecía la venta diaria programada de dólares por parte del Gobierno y la cotización comenzó a moverse hacia arriba, veremos como evoluciona en el curso del mes. Más allá de haber contenido la corrida cambiaria, el nuevo piso de la divisa implica una devaluación de aproximadamente el 50 % desde comienzos de este año, y esta situación ha comenzado a hacer sentir sus efectos. Por lo pronto, los índices de inflación siguen en franco ascenso y ya las previsiones se ubican por arriba del 30 % para el año; el Gobierno espera en esta instancia que los índices tiendan a la baja en el último trimestre del año, pero las medidas tomadas hasta ahora y las por venir (se anunciaron aumentos de servicios públicos de hasta el 30 % a fines de julio) no ayudan a alimentar sólidas esperanzas a este respecto. En este contexto de aumento de precios, del dólar, etc., se han comenzado a sentir los primeros efectos económicos negativos; la actividad industrial, las ventas de automóviles y otros rubros tuvieron caídas importantes durante el mes de junio. Otros rubros como la construcción ya denota desaceleración después de más de una año y medio de sostenido crecimiento. El consumo en general se empieza a retraer y esto se visualiza en “la calle” a través de cierres de negocios, fuertes ofertas y hasta novedosos métodos de actualización para las compras a plazo que tratan de moderar los aumentos y apuntan a no perder mercado y consumidores. En forma muy incipiente, solo el mercado exportador muestra alguna mejoría, pero lejos todavía de considerarse consolidada. En resúmen, los próximos meses verán los efectos de la devaluación y se espera una contracción económica en general. Dependerá de cuan profunda sea esa caída en la pericia que tenga el Gobierno para mitigar los efectos no solo económicos sino los sociales que se vienen ante este nuevo escenario. Se vislumbra un gran malhumor social y las autoridades no deberían perder de vista esta coyuntura para evitar repetir situaciones que ya hemos vivido en otras oportunidades.

Claudio Cucato


--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

2018. SICFIE. Prohibida su publicación y/o reproducción total o parcial sin el expreso consentimiento del autor. Las informaciones y opiniones son de interpretación libre y no constituyen compromiso en las decisiones de quien las lee.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------